EL MUSEO

TONY GARNIER

  Biografía

  Ciudad Industrial

  Realizaciones

  Proyectos

  Bibliografía

ACTIVIDADES

AMIGOS DEL MUSEO

  BOUTIQUE

    
    INFORMACIONES
    ASOCIADOS
    CONTACTOS






Biografía








Tony Garnier es el primer arquitecto urbanista del siglo XX. La mayoría de sus proyectos son por cierto el origen de progresos considerables en cuanto a la reflexión que llevaban los arquitectos sobre lo que consideraban que es la arquitectura moderna.

Personaje discreto, Tony Garnier consagro la mayoría de su vida a su pasión de la arquitectura. ¿Pero quien era Tony Garnier realmente? 

Su recorrido es a la imagen de su obra, ejemplar.

Nace el 13 de agosto de 1869 en Lyon en el barrio de la Croix-Rousse. Es un hijo de obreros tejedores de seda. Su padre, Pierre Garnier, es diseñador en sedería. Su madre, Anne Evrard, es tejedora. Desde su juventud, tuvo que hacer frente a las condiciones de vida de esos obreros de la seda; Así quiso, muy temprano, a través de su pasión, la arquitectura, lograr al problema social del alojamiento. Inventar una nueva manera de pensar el alojamiento será una de sus preocupaciones más importantes.

Hacerse arquitecto es un objetivo que alimenta desde su infancia. Esta motivación hace toda la diferencia a una época en la cual el esquema “arquitecto de padre en hijo” sigue siendo muy presente.

Empieza estudios en la escuela de la Martiniere en el barrio “Les Terreaux” (1886-1889). En 1889, parte para Paris donde trata de ganar 6 veces el concurso del Gran Premio de Roma. A fuerza de consagrarse intensamente y de convicción, es por fin laureado en 1899, así es pensionista, durante 4 años, en la villa Médicis, en Florencia con el fin de estudiar los monumentos antiguos.

En este principio de siglo, los alumnos parten no solamente al descubrimiento de la herencia romana, sino también porsiguen su viaje en Grecia y en Asia Menor. Pues se liga de amistad con el escultor Bouchard.

Tony Garnier rápidamente va a destarcarse de otros alumnos. Poco disciplinado, no realiza las obras pedidas por la Academia, que tiende al estudio de monumentos antiguos aislados. Prefiere trabajar en una ciudad entera: Tusculum. En 4 años en la villa Médicis, finalmente trabajará sólo 6 meses en los monumentos antiguos. Consagra el resto de su tiempo a la creación de una ciudad nueva, una ciudad moderna: Una ciudad industrial. Será Obra que será publicada por primera vez en 1917.

Muy ligado a sus raíces, Tony Garnier decide, al fin de su estancia romana, volver a su ciudad natal: Lyon. El alcalde Victor Augagneur le confía una primera obra, en 1904, : la realización de la Laiterie-Vacherie municipale (Lechería-Vaquería municipal)
del Parque de la Tete d’or. El alcalde, satisfecho del trabajo del arquitecto, le recomendara a su sucesor, Edouard Herriot.

Es el principio de una larga y fructuosa colaboración entre los 2 hombres. Edouard Herriot confiara a Tony Garnier la mayoría de las Grandes Obras de la ciudad: El Matadero de la Mosca y mercado de ganado (1908-1928), El Hospital de Grange -Blanche (1911-1933), El Estadio Municipal de Gerland (1913-1926) y El Barrio de los Estados-Unidos (1919-1933). Son publicados en 1920.

El 20 de julio de 1915, a los 46 años, contrae matrimonio con Catherine Laville, que tenía 21 años. Ambos se instalan en la villa que construye en St Rambert en Lyon.

Entre 1930 y 1933, lleva a cabo su última obra, la de la construcción del “Hotel de ville“(ayuntamiento) en Boulogne-Billancourt (en la periferia al sur oeste de Paris).

Después de haber formado una generación de arquitectos en Lyon, Tony Garnier se jubila en 1938, en la hacienda de Carnoux, ciudad de Bedoule, cerca de Marseille. Consagra este período a su primer amor, el dibujo. La lectura de su diario de a bordo, durante el periodo 1940-1943, confirma que tenía una producción importante de croquis y dibujos, un por día más o menos.

Muere el 19 de enero de 1948, sin descendencia. Su cuerpo esta repatriado a Lyon en noviembre de 1949, al cementerio de la Croix-Rousse. En su elogio, Edouard Herriot dirá de el: 

"Este constructor, este realista era humano espontáneamente. Su sensibilidad igualaba su modestia. Su cultura se revelaba, a menudo, sorprendente. Si Tony Garnier fue un maestro con todo lo que esa palabra contiene de nobleza y de inteligencia. Un maestro, es decir un guía y un ejemplo... Pero, para él, el hombre era tan admirable como el sabio; sus cualidades morales estaban a la altura de su genio."











































 















 

 

 

 

alta página